Una buena definición de orgonito seria “transformador natural” ya que gracias a la acción conjunta del cuarzo, del metal, ya sea cobre u otro buen conductor, y de la materia orgánica, resina de poliéster o similar, es capaz de absorber, equilibrar y liberar las ondas electromagnéticas que han sido alteradas por cualquier aparato electrónico, wifi, microondas, telefonía etc. La palabra orgonito viene de “orgón” y es una sencilla tecnología, inspirada en el trabajo de Wilhelm Reich y perfeccionado por Don Croft.
Transforma las energías de orgón muerto o negativo (DOR) a orgón neutral (OR) u orgón positivo (POR).

Actualmente, de acuerdo a las modernas hipótesis de la física cuántica, se acepta la existencia de un éter, un océano de energía implicada u oculta en una quinta dimensión: la “Energía del Punto Cero”. El orgón sería un aspecto más materializado de esa energía. Reich lo llamó así porque suponía que se liberaba durante el orgasmo, lo que investigó en la unión sexual de parejas. Ambos llevaban pegados en la piel electrodos conectados a sensibles voltímetros registradores. Durante el orgasmo, el voltaje se disparaba, y él lo interpretaba como un efecto de otra energía muy poderosa, a la que llamó orgón. La capacidad de experimentar orgasmo la relacionaba con la carga orgónica del cuerpo y la correcta circulación, sin bloqueos, de esa energía, dependiente de su estado de salud. Estas experiencias las hizo en Noruega poco antes de la Segunda Guerra Mundial, simultáneamente con su experimentación de biones. A pesar de ser éste un país con pocos prejuicios en materia sexual, estas pruebas desataron cierto escándalo y Reich tuvo que marcharse al Reino Unido. Si tras su muerte algunos seguidores las han repetido con instrumentación mucho más sensible y precisa, no lo han divulgado.
Ante todo debemos distinguir entre dos clases de orgón: el positivo o vital y el negativo o mortífero; el primero vibrante y circulante, y el segundo quieto o estancado. Reich llamó a este último DOR -Deathly Orgone- y se manifiesta principalmente cuando el orgón vital entra en contacto con elementos radiactivos, algunos metales, y determinadas frecuencias electromagnéticas.
El orgonito absorbe energía orgónica negativa, la transforma en energía positiva (o neutral) para así esparcirla alrededor.

Es además una pequeña obra de arte, ya que teniendo clara la base científica de los materiales de los que debe componerse, el creador puede dejarse llevar por su intuición, ya que admite variedad de diseños, tamaños, colores, llegando a darse el caso de que algunas personas los utilicen en sus casas, por la belleza que poseen, o simplemente por que se sienten mas en sintonía con un modelo determinado.

Sea como sea el conocimiento de las propiedades excepcionales de los minerales es hoy una ciencia, ha dejado de pertenecer al mundo de lo esotérico y en cualquier laboratorio del mundo continuamente se investigan infinidad de aplicaciones.

W. Reich alumno de S. Freud, la llamo energía orgónica por que a él le llamaba mucho la atención la energía sexual y acuñó el nombre de orgon por organismo y orgasmo.
¿Nos hemos preguntado qué energía es la que obra el milagro de que un óvulo y un espermatozoide fusionen y materialicen un milagro? aunque ya es suficiente milagro que dos personas que no se conocen de nada decidan darse el abrazo del amor…

Tenemos la fortuna de estar asistiendo a una autentica revolución, la moda de los cristales y minerales es algo mas que una moda, por primera vez en la historia conocida de la humanidad, las masas tienen acceso al conocimiento, atrás se está quedando el mundo mecanicista solo manejable por unos pocos eruditos y estamos dando paso al mundo del mentalismo, sabemos que el nuevo paradigma científico es que la realidad puede ser alterada por el pensamiento del observador, llegando algunos a concluir que el universo es un gigantesco Pensamiento.

Sabemos que todos los grandes monumentos de la antigüedad, están construidos en sitios donde hay una gran concentración energética, lo que demuestra el conocimiento del magnetismo de la tierra y las corrientes de energía cosmotelurica conocidas como líneas leys y es asombroso cómo empleaban las líneas leys para catalizar controlar y transmitir la energía, además están hechos con piedras ricas en cuarzo y por ejemplo los megalitos en pirita, que juntos potencian esa misteriosa energía que parece no tener limites.

¿PUEDE RESULTAR ESTO TAN FÁCIL COMO PARECE?
¡Pues sí! El orgonito al ser una tecnología relativamente reciente, esconde en sí misma su mecanismo de funcionamiento por el momento, pero por otro lado, sus efectos son perfectamente visibles por cualquier persona que se detenga a observar con una mente abierta.

¿ESTA TECNOLOGÍA ES COSTOSA?
¡Afortunadamente no! Aquí radica el poder de esta tecnología, cualquier persona puede construir estos dispositivos con materiales fáciles de conseguir. El orgonito es simplemente una mezcla, de metal (absolutamente cualquier tipo de metal) y resina (poliéster, uretano o epoxi) a la cual agregamos uno o más pequeños cristales de cuarzo.

ESTO ES IMPORTANTE ¡¡¡¡¡¡LA ORGONITA NO ES UN ACUMULADOR DE ORGON!!!!!!
A la mayoría de los “orgonomistas” ortodoxos, les cuesta mucho aceptar este hecho ya que apenas han progresado desde la investigación original de Reich. Esta gente desincentivan fuertemente la experimentación con orgonito de “gente no calificada” ya que creen que es potencialmente peligrosa, como los ORACs. 8 años de experimentación por miles de personas han demostrado que la orgonita es totalmente inofensiva ya que nunca se satura con DOR; algunos de los aparatos originales de Reich eran potencialmente muy peligrosos y han habido varios accidentes debido a su uso indebido, algunos casi mortales.

La orgonita es una herramienta muy poderosa para revertir la contaminación en la atmósfera, suelo y especialmente en el agua. El agua amplifica los efectos de la orgonita, así que es muy útil depositar generadores de orgón en todos los cuerpos de agua que sea posible para obtener buenos resultados. La orgonita también tiene un efecto sobre el comportamiento de personas, aparentemente inhibiendo comportamientos no deseados. No queremos incidir mucho en este aspecto, para que no nos acusen de fomentar “efectos placebo”, así que observen los múltiples efectos benéficos en su entorno por Uds. mismos y recuerden que las observaciones subjetivas son validas y empíricas, mientras sean racionales y validadas por otros. Los generadores de orgón, construidos apropiadamente son absolutamente seguros y “amables” al operador.

El “poder” reside en nuestras manos, y es fácil de construir.

Veamos los componentes uno a uno, para darnos cuenta de que no estamos hablando de nada milagroso si no de algo que la ciencia ortodoxa ya reconoce y emplea desde hace décadas.

Cuarzo: compuesto de dióxido de silicio o sílice (SI O2), es el mineral más abundante en la corteza terrestre. Si entendiéramos el lenguaje oculto de la naturaleza y la gran unidad de las leyes de la creación, sabríamos por que, pues tal generosidad nos revela la importancia de su función, que es la de mantener el equilibrio electromagnético de la tierra gracias a su excepcional capacidad para catalizar, almacenar y trasmitir las energías cosmotelúricas que permiten la transmutación y la creación de la materia, al canalizar la energía grialica del Creador.
El poder amplificador de la energía que posee el cuarzo potencia las emisiones mentales, por este motivo solo es recomendable emplearlo cuando nos encontremos en estados conscientes de nuestros pensamientos, y no olvidarnos de que somos lo que pensamos.
Cristaliza en sistema trigonal, (los iniciados en el esoterismo pueden sacar sus propias conclusiones), es incoloro en estado puro, pero si lleva “impurezas” adopta numerosas tonalidades. Es muy duro por lo que puede rallar los aceros.

Sus propiedades:
Piezoeléctricas, si se comprime separa las cargas eléctricas produciendo diferente tensión y reaccionando mecánicamente. Se usa en numerosos transductores, en óptica y en megafonía.
Resonante, oscila con su propia frecuencia después de un estimulo eléctrico.
Termo luminiscente, después de calentarse emite luz. Los rayos cósmicos cambian su estructura cristalina y si lo calentamos vuelve al estado anterior emitiendo luz. Cuanto más tiempo ha sido radiado mas luz emite. (Se usa en arqueología, datación por termo luminiscencia).

En nuestros orgonitos usamos cuarzo recogido del océano Atlántico, con todas sus propiedades activas. También empleamos otras variedades como el cuarzo rosa, la amatista, el citrino, el ágata, el lechoso, el silex y el jaspe.

El cobre
Tiene una alta conductividad eléctrica y es dúctil y maleable, muy estético y resistente a la corrosión. Bactericida potente y oligoelemento esencial ya que interviene en la fotosíntesis de las plantas, en la formación de nuestros glóbulos rojos y mantenimiento del sistema sanguíneo, inmune, nervioso y óseo.

El hierro
Es el cuarto elemento más abundante en la corteza terrestre y forma junto con el níquel el núcleo de la tierra, generando al moverse un campo magnético.